Vuela

Mírame a los ojos… no, no bajes la mirada si no lo sabré enseguida. Te delataste tú misma en ese mismo instante en que bajaste la mirada hacia mis labios cuando nos pusimos a centímetros, lo hiciste cuando en tu mente querías hacer volar mi imagen,  te delataste cuando querías saber cosas sobre mí, cuandoSigue leyendo “Vuela”