La tormenta

¿Ya has oído mi susurrar? ¿Ya has notado mi dedo en tu espalda? La recorro suavemente, tan suave que apenas toco tu piel, erizo tu vello y tú te encoges tímidamente. Estoy a tu lado, tan solo nos tapan las sábanas de este invierno que parece entrar por cualquier escondite. ¿Ya has notado mi aliento,Sigue leyendo «La tormenta»