Te quiero

Quizá si te digo te quiero te resulte algo extraño, dos palabras que, dependiendo de quien las diga pueden resultar maravillosas o vergonzantes. Yo, realmente, no tengo muy claro donde caigo, si te saco la sonrisa o miras a otra parte, el te quiero quizá resulte extraño, pero el extraño aquí en verdad soy yo.Sigue leyendo “Te quiero”

Qué hubiera pasado si… te hubiera dicho te quiero

Silencio. Nada más. Por más que grito no salen palabras, por más que grito nadie me oye, nadie me escucha. Aunque todo tiene un sentido, mis palabras solo van dirigidas a ti, a nadie más. Y tú no estás. Por eso nadie me puede escuchar, porque mis palabras, un simple te quiero, se esfuman enSigue leyendo “Qué hubiera pasado si… te hubiera dicho te quiero”