Alma solitaria

Me lo creí, la primera vez que tus ojos y los míos se cruzaron me lo creí, también aquella vez en que me cogiste de la mano y parecía que no querías soltarla, aquella vez que me dijiste que yo era el más guapo de todos, el más buenazo, me lo creí.