Vacíos…

La playa estaba tranquila, serena. Las olas llegaban suavemente a una orilla poblada de fina arena de la misma manera que los dedos tocan un piano, parecía que se besaban y que la ola se quería quedar siempre allí. Noa y Kevin caminaban tranquilamente por la arena con los pies descalzos, hablaban de temas sinSigue leyendo «Vacíos…»

Almas de fuego

No había en el mundo dos almas como aquellas, que con tan solo mirarse sabían lo que pensaban, que con tan solo rozarse se sentían una en la otra, tan hondo que parecían una sola. Dos miradas pícaras que se desnudan mutuamente, sonríen y se funden en un beso que las hace explotar, es unSigue leyendo «Almas de fuego»