El run run…

Lo peor de que aquella persona por la que uno tanto suspira se mantenga en silencio, no diga ni una sola palabra sobre si ella también suspira o no, es que la cabeza, la maldita cabecita no se mantiene en silencio, no se calla ni durante un segundo, ella siempre habla y habla. A vecesSigue leyendo “El run run…”