Almas de fuego

No había en el mundo dos almas como aquellas, que con tan solo mirarse sabían lo que pensaban, que con tan solo rozarse se sentían una en la otra, tan hondo que parecían una sola. Dos miradas pícaras que se desnudan mutuamente, sonríen y se funden en un beso que las hace explotar, es unSigue leyendo “Almas de fuego”