Un simple gesto…

Son las nueve y diez de la mañana, llega tarde al trabajo, el jefe no le espera con una sonrisa, lo sabe pero no le importa. Entra en la pequeña sala de reuniones y antes de todo, no un «buenos días», ni un «siento llegar tarde», ni siquiera un simple «hola». Lo primero una mirada, […]