Vacíos…

La playa estaba tranquila, serena. Las olas llegaban suavemente a una orilla poblada de fina arena de la misma manera que los dedos tocan un piano, parecía que se besaban y que la ola se quería quedar siempre allí. Noa y Kevin caminaban tranquilamente por la arena con los pies descalzos, hablaban de temas sinSigue leyendo «Vacíos…»

Como las olas del mar

Miro hacia una ventana en la que aparece el mar en la lejanía saludándome, melancólica. No tardará en amanecer y ahora que el mundo empieza a despertarse me doy cuenta de que yo aún no me he dormido. Los pensamientos vuelan en mi cabeza y no me dejan transportarme hacia ese mundo en el queSigue leyendo «Como las olas del mar»