Nadie me toma el pelo

Aquel hombre estaba loco. Se pensaba que su mujer le estaba siendo infiel pero no era así, él la trataba como una esclava y ella no podía hacer nada más que llorar. La tenía arrinconada, los dos sabían lo que iba a pasar.