Mil lunares

¿Te cuento un secreto? Pero shhh… no se lo cuentes a nadie, que quede entre tú y yo, no puede enterarse nadie. He perdido la cuenta de las veces que he contado los lunares de su espalda. Sí, ese es el secreto. Sé que un día prometí que iba a llegar hasta el infinito ySigue leyendo “Mil lunares”