Te quiero

Quizá si te digo te quiero te resulte algo extraño, dos palabras que, dependiendo de quien las diga pueden resultar maravillosas o vergonzantes. Yo, realmente, no tengo muy claro donde caigo, si te saco la sonrisa o miras a otra parte, el te quiero quizá resulte extraño, pero el extraño aquí en verdad soy yo.Sigue leyendo «Te quiero»

Dudas del corazón

  Esta tarde te he mirado como tantas otras tardes y te he visto mirar al vacío, a la nada, sé que has estado todo el tiempo callada y parecías como apenada, triste, como si algo te faltara. Entonces me vienen a la cabeza varias preguntas: ¿Qué están mirando esos ojos marrones que parecen noSigue leyendo «Dudas del corazón»