Ay… los sueños

Son las doce de la noche, mis párpados empiezan a caer, pidiéndome a gritos que los cierre de una vez, pidiéndome que vaya al rincón de los consejos y me deje llevar por los sueños. Pero no quiero. No quiero porque me vienen varias dudas, dudas que me inquietan y a la vez me aterrorizanSigue leyendo “Ay… los sueños”

Visitante nocturno

-Papá, mamá, buenas noches -dijo Antonio. Antonio era un chico sencillo de 12 años, alto, pelo largo y rubio y con gafas, necesitaba dormir, todavía no eran más de las diez y media pero debía recuperar las horas de sueño perdidas durante los últimos días, en los cuales había tenido algunos exámenes y por tanto,Sigue leyendo “Visitante nocturno”