Mariposas

Diego se levantó del banco con la intención de no volver a mirar atrás. Las lágrimas empezaban a asomar en sus ojos y no quería que nadie le viera así. En su mente, dos nubarrones que amenazaban con romperle en dos. Quería desaparecer en aquel mismo instante, y es que no tenía muy claro siSigue leyendo “Mariposas”

No puedo decirte adiós

Lo llegué a querer como no había querido a nadie, su fuerte perfume me hacía transportarme a mundos lejanos y exóticos, sus dulces besos me hacían meterme en su cuerpo y soñar con sueños prohibidos. Su blanca piel como la leche, sus ojos azules como el cielo y sus labios carnosos me llenaban de felicidad,Sigue leyendo “No puedo decirte adiós”