Anclado en el pasado

La cabeza me da vueltas sin parar, no consigue hacer callar esa voz que me está volviendo loco, esa voz que viene del pecho, de ese que no se desespera, que aún tiene ilusión, que no cesa en su búsqueda de lo perfecto, que no deja de latir por mucho que le digan, por muchoSigue leyendo “Anclado en el pasado”

Desde el corazón

Eh tú, escúchame, ¿me oyes? Bueno, ¿para qué pregunto? Me llevas contigo, me tienes que oír a la fuerza, es inevitable, aunque no quieras, aunque no me quieras escuchar, aunque creas que no tengo razón, aunque intentes silenciar mis latidos. ¡Escúchame! Sabes que no es verdad, que lo que crees o lo que piensas noSigue leyendo “Desde el corazón”

Maldito corazón

Siento algo dentro de mí, es un sentimiento, algo que fluye por cada milímetro de mis venas, algo que no me está dejando pensar con claridad, algo que ha hecho que se pare el tiempo por un instante, unos segundos, uno, dos, tres… De repente vuelvo a la realidad, miro a mi alrededor y sientoSigue leyendo “Maldito corazón”

El run run…

Lo peor de que aquella persona por la que uno tanto suspira se mantenga en silencio, no diga ni una sola palabra sobre si ella también suspira o no, es que la cabeza, la maldita cabecita no se mantiene en silencio, no se calla ni durante un segundo, ella siempre habla y habla. A vecesSigue leyendo “El run run…”

¡Silencio!

Miro el folio en blanco, la barrita parpadeando ansiosa de que lo llene con palabras y mis dedos vacilan sobre qué escribir, esperan mis órdenes, como soldados, aunque ellos saben lo que quieren escribir, lo han hecho tantas veces que solo saben de amor, sentimientos, latidos que suspiran por alguien, miradas furtivas, sonrisas, roces inocentes,Sigue leyendo “¡Silencio!”