Pues… yo no te quiero

Estoy cumpliendo la condena más terrible que un hombre puede cumplir. El juez no me hace cumplir cadena perpetua, ni me ha enviado a la cárcel más peligrosa del mundo. No, estoy en mi casa, tranquilo, a la espera. El juez es ella y me ha dicho que no. Me ha dicho que no podremosSigue leyendo “Pues… yo no te quiero”