¿Recuerdas cuando volamos por última vez? Lo hicimos tan bajo que casi chocamos con las heridas hechas por el paso del tiempo. Las rozamos, algunas tan cerca que se hicieron más grandes, como esas cicatrices que, por más alcohol que le eches, no curan. Creamos hielo en los silencios, tan helado que hubiese sido imposibleSigue leyendo