Se apaga

La luna esperó paciente para ver desde lo alto el preciso instante en que tú y yo acercáramos nuestros rostros, nos pusiéramos a dos milímetros uno del otro en un completo silencio, solo mirándonos a los ojos, y nos diéramos el beso eterno que tanto tiempo llevaba esperando ver. Pero la luna se cansó, mirabaSigue leyendo “Se apaga”