Ay… los sueños

Son las doce de la noche, mis párpados empiezan a caer, pidiéndome a gritos que los cierre de una vez, pidiéndome que vaya al rincón de los consejos y me deje llevar por los sueños. Pero no quiero. No quiero porque me vienen varias dudas, dudas que me inquietan y a la vez me aterrorizanSigue leyendo «Ay… los sueños»

Ay… la música

Acordarse de un amor perdido que te ha dejado en el olvido, evadirse de eso tan insoportable que no se va de la cabeza, sonreír porque escuchas justamente lo que sientes en tu alma, acordarse de que no hay por qué estar triste porque la vida es maravillosa, desear saltar simplemente porque eres feliz… YSigue leyendo «Ay… la música»

Son personas

Ando por la calle y miro a mi alrededor, ¿qué veo? Un bullicio de gente, personas que andan arriba, abajo… parece insignificante… pero también veo vidas, sentimientos, ideas, pensamientos, objetivos, deseos, tristeza, alegría… ¿Has hecho alguna vez tú eso? ¿Te has parado, por ejemplo, a pensar en la persona más insignificante que pasa por tuSigue leyendo «Son personas»

Tiempo

El tiempo viene y el tiempo va pero…  ¿Alguien sabría decir lo que es el tiempo?  Quizá una combinación de números insignificante  Pero quizá también una combinación de números tan importante que es capaz de controlar por completo nuestras vidas porque…  ¿Quién controla el momento en que te levantas?  ¿Quién controla el momento de irSigue leyendo «Tiempo»

Bla, bla, bla…

La gente habla… bla, bla, bla… Habla porque sí, porque no tiene una cosa mejor que hacer, porque se aburre, porque a veces el ser humano tiene esa necesidad, pero no me refiero a aquellos que hablan por hablar, a aquellos que conversan sobre fútbol, la televisión, una película o de cualquier otra cosa sinSigue leyendo «Bla, bla, bla…»