Aunque aún no lo sepamos

Hoy hablaré de ti,

como tantas otras veces,

de ti, también de mí, no creas,

de egocentrismos está llena la vida.

Hoy hablaré del miedo,

a tomarte, a sentirte, a tener que olvidarte,

a no poder hacerlo.

Hoy hablaré del miedo al amor,

a enamorarme,

como lo he hecho tantas veces soy experta,

en derrotas y lloreras, en viento desfavorable.

Hablaré del miedo a tu sonrisa,

a que me enganches,

de eso del miedo a querer,

incluso a ser querida.

Porque a veces se quiere sin querer,

y te quieren sin que tú quieras que te quieran.

Victorias y derrotas,

todo al mismo tiempo,

un Cupido que no acierta con sus flechas.

Hablaré del miedo a perderte,

aún sin haberte ganado,

de caminos de piedra donde había asfalto,

de tu tacto…

que no es amor y es todo,

es algo extraño.

Hoy hablaré de todas esas personas que no se atreven.

A lanzarse.

A perderse.

A quererse.

De esas personas que aunque Cupido acierte, están ciegas.

Y no ven.

O no quieren ver.

Hoy hablaré…

Bueno, me callo.

Tal vez ya haya hablado demasiado.

A veces se me escapa un nosotros.

Y no quiero que nadie lo sepa.

Que esta historia algún día hablará de nosotros.

Aunque aún no lo sepamos.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: