Canciones

Silencio…
Dos notas de piano que avanzan entre el ruido.
Desaparecen.
Vacío…
Oscuridad.
Dos gotas de luz se encienden. Tus ojos. Me miran. Sonríen. Y entre vacíos y espacios te acercas lentamente hacia mí.
Te noto. Te siento. Te alcanzo.
Aun estando a 1000km de ti. Escribo en el aire las canciones que compuse, con sangre, como si fuese tu cuerpo. Y esas dos notas de piano se confunden con las gotas de luz y forman cristal en tu cuerpo.
Brillas.
Reluces.
Tan menuda, tan frágil. Tan tú.
Qué decir, si escribo versos en el aire.
Qué decir, si ya no los recuerdo si no son sobre tu cuerpo.
Qué decir, si ya me empieza a costar recordar nuestra historia, sólo las canciones que la contaron.
Maldita sea…
Ya no sé si existes, si a esos 1000km queda alguien, si no fuiste más que el anhelo de un viejo soñador.
O la vida, que no me deja acercarme a ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: