Oscuro paraíso

Suena el timbre, eres tú. Abro, te quedas parado en el umbral de la puerta y nuestros ojos chocan dejando a la luz todos esos secretos que nadie supo guardar. Pasan por mi mente cientos de instantes, cientos de momentos que quiero que sucedan y mis mejillas tiemblan, esperando que caigan sobre ella las lágrimas […]