Te quiero

Quizá si te digo te quiero te resulte algo extraño, dos palabras que, dependiendo de quien las diga pueden resultar maravillosas o vergonzantes. Yo, realmente, no tengo muy claro donde caigo, si te saco la sonrisa o miras a otra parte, el te quiero quizá resulte extraño, pero el extraño aquí en verdad soy yo. […]