Miradas… sonrisas…

No, no puedes decirme que no… Sabes que los sientes, no lo puedes evitar, tus ojos se dirigen automáticamente a mí, tus labios se tuercen ligeramente cuando estás cerca de mí. No pasa nada, es absolutamente normal ¿por qué bajar la cabeza para que nuestras miradas no se crucen? Yo también sé que lo siento, […]